Video| Fallo federal da libertad a mesero acusado de apología del delito en juego Atlas-Querétaro

Redacción

Foto| Facebook

*Con información de ADN

Tras un fallo de índole federal Cuauhtémoc Galindo, el mesero que fue encarcelado tras la trifulca entre Gallos y Atlas en el Estadio Corregidora, salió de prisión tras ser declarado inocente.

«Me llamo Cuauhtémoc Galindo Cordero, tengo 29 años, soy mesero y el gobernador de Querétaro me utilizó como chivo expiatorio por lo que pasó en el Atlas contra Gallos», asegura Galindo, dos días después de ser liberado y comprobar que no estuvo en la trifulca entre Gallos y Atlas.

El 5 de marzo durante la pelea que hubo entre grupos de animación de Gallos y Atlas, Cuauhtémoc Galindo estaba a 15 kilómetros de ese lugar, trabajando en una fiesta, de mesero.

“Cuando la fiscalía se dio cuenta de que había cometido un error conmigo porque la verdad no estuve en el estadio, cambió su acusación por apología. Y aunque pude haber llevado mi defensa en libertad, la Fiscalía se valió de mentiras para mantenerme preso, dijo que yo era un peligro para la sociedad porque tenía antecedentes penales, y no es cierto. No tengo antecedentes penales ni antes que me encarcelaran ni ahorita. Pidió la Fiscalía que me detuvieran en prisión porque según no tenía un domicilio fijo en Querétaro y que podía huir, cuando mis 29 años los he vivido en Querétaro”.

Ante la presión, detuvieron a Cuauhtémoc, quien aseguró que lo presionaron con salir del problema sólo si se echaba la culpa, pagaba 21 millones de pesos por los daños y grababa un video en el que debía de pedir disculpas a la sociedad y al gobierno.

«Me amenazaron que si no me echaba la culpa, mi familia tenía que hacer una reparación de daños de 21 millones de pesos. Siendo sinceros la pase muy mal, siendo sinceros pensé en quitarme la vida, por el hostigamiento. El gobierno quería que me echara la culpa y que me exhibiera enfrente de los medios de comunicación y que al gobernador Mauricio Kuri y que a los queretanos les pidiera perdón, eso no iba a pasar, porque soy inocente», aseguró Cuauhtémoc Galindo.

Un fallo de índole federal hizo posible que saliera de prisión y ahora denuncia los tratos que habría sufrido. «Estoy un poco nervioso, me siento inseguro y todavía siento miedo» afirmó.