abril 12, 2024

COLUMNA DE OPINIÓN

Del Plato a La Boca…

Por| Daniel Peña

Indudable el trabajo y las ganas que el empresario Manuel Montes Hernández, le ha puesto a su administración como alcalde en el municipio de Colón, un municipio en pleno crecimiento y detonante industrial, empresarial y aeronáutico.

El esfuerzo de Manuel Montes se ve reflejado en la aplicación de programas sociales, obras y educación; de los que ya se han signado varios acuerdos para la llegada de importantes instituciones educativas al municipio.

Sin embargo, hay quienes parece, les gusta cobrar los favores de lo que se supone, es su propio trabajo. Tal es el caso de los Síndicos Ramiro Prado Bárcenas, María Leticia Espinoza Pérez, así como los Regidores Marcel Hurtado Ramírez, Cecilia Cabrera Yáñez, Olga Gutiérrez, Daniel López Castillo y Gaspar Ramón Trueba Moncada, quienes sin importar el momento económico que puede afectar las arcas municipales, presentaron el proyecto para incrementar sus dietas en un 100%.

Esto fue el pasado martes 13 de junio, en sesión celebrada en el ayuntamiento del municipio de Colón.

Con descaro, argumentaron ser merecedores de este incremento. Su visión política y la vocación de ayudar al crecimiento del municipio, parece quedó en el olvido porque si analizamos cuánto ha trabajado cada uno de ellos por el municipio, dudaríamos de que en verdad trabajen.

Manuel Montes pese a estar en desacuerdo y votar en contra de dicha propuesta, no pudo solo y los síndicos y regidores pasarán de cobrar 43 mil pesos, a 85 mil pesos mensuales.

A esto, el alcalde de Colón argumentó que se abstenía de votar por la propuesta realizada ante la posibilidad de causar un daño al erario público, al no contar con los elementos suficientes vertidos por las áreas competentes que determinen que dicha propuesta cumple con las disposiciones jurídicas y financieras correspondientes, y que no implique que, con dicha determinación de este órgano colegiado, se incurra en una irresponsabilidad.

Además, expresó, no considera sea este el momento presupuestal oportuno para dicha modificación, cosa que a síndicos y regidores pareció no importar.